¿Por qué Star Wars es la mejor franquicia?

Durante muchos años se han generado debates en torno a la mejor franquicia de la historia del cine. Algunos aseguran que nadie ha superado a El padrino, otros que El Señor de los anillos es una obra inigualable, sin embargo, nosotros pensamos que la obra de Lucas se mantiene firme como la número uno de la historia. Por eso, en el día de Star Wars, te presentamos a cada uno de los contendientes que han sido derrotados por la obra maestra de Lucas. ¡Que la Fuerza esté con ustedes!


Dejemos atrás las cuatro primeras entregas de Batman –sobra decir que Darth Vader nunca le hubiera puesto pezones a su traje– y enfoquémonos en los recientes filmes de Chris Nolan. Aunque el realizador tuvo éxito al mostrar el lado más oscuro de Ciudad Gótica, no se compara con la maldad reflejada en La venganza de los Sith o El Imperio contraataca.

Asimismo, la estupenda interpretación de Heath Ledger nos dejará con un eterno vacío, pues nunca sabremos qué sucedió con el malvado payaso tras su captura –a menos que Nolan decida contratar a otro actor para el papel–, mientras que Lucas, con aciertos y errores, nos mostró el camino recorrido por Anakin Skywalker, desde su caída hasta su redención.

Al ser una franquicia tan larga, James Bond ha atravesado por grandes producciones y por filmes para el olvido. Parte de esto se debe a que ha habido interpretaciones verdaderamente legendarias del agente, pero también algunas por debajo del promedio, lo cual es natural ante el constante cambio de protagonistas. Esto da como resultado una franquicia llena de altibajos. Star Wars corrió un riesgo similar, principalmente porque Obi-Wan tendría que ser reinterpretado por un actor más joven, el cual tendría que igualar la actuación de Sir Alec Guinness. Afortunadamente, Ewan McGregor fue capaz de llenar los zapatos del legendario actor y darnos la que muy probablemente fue la mejor actuación de la nueva trilogía.

Además, si James Bond se atreviera a pedir un martini en la cantina de Mos Eisley, sería víctima de un intenso ataque… y evidentemente Obi-Wan no estaría ahí defenderlo.

Aunque Harry Potter ha demostrado ser una de las franquicias más populares de los últimos tiempos, nunca podrá igualar un combate de Star Wars. Esto se debe a que a pesar de la espectacularidad de las batallas en Hogwarts, un simple Avada Kedavra puede terminar con la vida de cualquier personaje, mientras que en Star Wars el mejor guerrero es el que saldrá vivo.

Por si esto fuera poco, un joven hechicero sería incapaz de sobrevivir sin su varita. Mientras que un Jedi puede atraer su sable u otras armas para así continuar la batalla, y en caso de no tener nada cerca, siempre puede realizar ataques con la misma Fuerza.

Además, aunque los aficionados de la obra de JK Rowling aseguren que los libros cuentan con grandes peleas, ¿de qué sirve si no llegan a la pantalla grande? Tal fue el caso de El misterio del príncipe, en donde la anticipada batalla de Hogwarts simplemente no fue realizada, generando el disgusto de los fanáticos.

Aunque en su momento Spider-Man nos ofreció dos de las mejores cintas de superhéroes de la historia, el tercer filme terminó siendo un desastre ante el exceso de personajes. Por su parte, George Lucas ha sido capaz de darle el peso necesario a cada uno de los héroes y villanos dentro de la saga, convirtiendo a muchos de ellos en verdaderas leyendas del cine.

Por si esto fuera poco, no negamos que las precuelas sean de menor calidad a la trilogía original, pero tampoco podemos olvidar sus buenos momentos –desde la batalla de Darth Maul hasta el duelo en Mustafar– que hicieron más completa la saga. Por su parte, nunca sabremos qué fue de Peter Parker, Mary Jane o si el Dr. Connor se convirtió algún día en Lizard. Mejor suerte para el reboot.

Todo mundo amó la primera entrega de Piratas del Caribe, así como el carisma del Capitán Jack Sparrow. Sin embargo, al momento de ver las continuaciones, los bucaneros perdieron parte de la magia que nos cautivó en la cinta original.

Uno de los grandes errores de este momento se dio con el Kraken, el cual era una bestia temible que fue totalmente desaprovechada y súbitamente nos enteramos que fue aniquilada –¿se imaginan que la Alianza Rebelde no hubiera peleado contra la Estrella de la Muerte, sino que sólo hubiera aparecido destruida?–. Por si esto fuera poco, Sparrow convoca a una impresionante reunión pirata que irá a la guerra, pero al momento del combate, nadie más aparece peleando.

Por el otro lado, en Star Wars podemos ver a personajes secundarios como Lando, Nien Nunb y Ackbar intentando destruir la nueva Estrella de la Muerte, mientas Luke y el resto de los personajes principales pelean ante amenazas más fuertes. Eso sí es trabajo en equipo.

Algunos aficionados de esta historia aseguran que su galaxia es mejor y otros buscan consuelo argumentando que Star Wars es un futuro fantástico, mientras que Star Trek es uno posible. ¡Por favor! ¿Realmente alguien cree que los klingon harán contacto con la humanidad?

A lo largo de los años, esta franquicia ha presentado diversos filmes y series, pero con producciones y personajes tan diferentes que difícilmente parecen parte de una misma historia.

Por su parte, estamos de acuerdo en que el reciente filme de JJ Abrams fue estupendo, aunque vale la pena destacar que para lograrlo tuvo que crear una realidad alternativa en donde pudiera manejar todo a su antojo. Se imaginan que para hacer una nueva trilogía, ¿Lucas pusiera a Luke volando por un agujero negro para evitar que Anakin cayera al lado obscuro?

A pesar de ser la otra obra legendaria de George Lucas y de tener ingredientes similares a Star Wars, el mayor enemigo de Indiana Jones ha sido el tiempo. Mientras Star Wars tiene una historia que puede ser vista en diferentes momentos –precuelas, trilogía original, guerras clónicas, universo expandido–, Indiana Jones no puede existir sin su personaje principal y mucho menos sin su protagonista –se especula que Shia LaBeouf tomará la estafeta, pero cuando esto ocurra ya no será una cinta de Indiana Jones–.

Para colmo, en la más reciente entrega de Indy vimos a un arqueólogo de mayor edad e incapaz de hacer todo lo que una vez hizo en su famosa trilogía. Mientras que Star Wars fue capaz de mostrarnos a una Anakin y Obi-Wan más jóvenes y por ende, capaces de librar batallas más intensas, violentas y espectaculares a la vista en Una nueva esperanza.

Aunque las primeras dos entregas de Terminator están consideradas entre las mejores cintas de ciencia ficción, la tercera llegó para arruinarlo, siendo un filme tan intrascendente que en ocasiones algunos sectores del público ni siquiera recuerdan que existe. Por si esto fuera poco, el cambio de John Connor en la tercera y ahora cuarta entrega le ha restado continuidad y seriedad a la franquicia, mostrando personajes tan diferentes que ni siquiera parecen ser el mismo.

Además, la franquicia ha pasado –y seguirá pasando– por tantas manos que hasta este momento ignoramos si seguirá o qué nuevos retos podrían enfrentar los protagonistas. Por su parte, en Star Wars podremos criticar la eterna ambición de Lucas –quien sigue extendiendo la historia–, pero al menos su galaxia ha sido capaz de mantener la esencia que ha cautivado a los aficionados por tantos años.

Además, frases como “ven conmigo si quieres vivir” o “I’ll be back” son insertadas de manera tan obligada que lucen forzadas, mientras que “may the Force be with you” nunca ha pasado de moda.

Aunque muchos aseguran que El Señor de los anillos es la mejor saga en la historia del cine, existen aficionados de la obra de Tolkien quienes aseguran que Jackson cometió errores que evitaron que la trilogía fuera perfecta. Las críticas comenzaron con Las dos torres, filme que en el que Gimli dejó de ser un valeroso guerrero para convertirse en una especie de comic relief –Jar Jar será odiado, pero al menos desde el principio quedó claro que siempre fue ridículo–.

Además, algunos puristas criticaron que la cinta mostrara los acontecimientos de diferente modo al libro –una mitad se enfoca en Frodo y Sam y la otra en Aragorn y compañía–, pero nosotros sólo criticamos que la batalla del Abismo de Helm fuera interrumpida una y otra vez por la lentitud de Bárbol –en Episodio III el duelo en Mustafar sólo era interrumpido para mostrar a Yoda contra Palpatine, ¡nunca un árbol parlante!–.

Por si esto fuera poco, El regreso del Rey pudo mostrar una batalla espectacular con Aragorn comandando un ejército de almas en pena, pero se conformaron con una toma abierta de una ola verde arrasando el campo de batalla –¿así o más anticlimático?–. Por su parte, en el Episodio III pudimos ver a los clones en los diferentes campos de batalla traicionando a los Jedis, y no sólo una ola blanca destrozando a toda la galaxia. ¡Mejor suerte para El hobbit!

Las similitudes que han mostrado las críticas de El padrino y Star Wars son impresionantes. Ambas primeras partes fueron consideradas como insuperables, hasta que llegaron sus respectivas secuelas a desbancarlas. Asimismo, ambas cerraron con una historia floja en relación a sus antecesoras. Sin embargo, la gran ventaja que tienen los Skywalker por encima de los Corleone es que muestran una historia más dinámica, capaz de atraer la atención de audiencias más jóvenes y de este modo, continuar más fácilmente con su legado. A esto agreguemos los espectaculares coleccionables y atuendos que son capaces de llamar la atención hasta de los detractores de la saga, recordando que una réplica de un sable y un casco llaman más la atención que la de un rifle y un esmoquin.

Y consideremos también que las batallas de Star Wars se resuelven con sables lásers, en batallas honorables de hombre a hombre, mientras que en El padrino se utilizan trampas para aniquilar a los rivales y utilizando únicamente armas de fuego, las cuales son descritas por el mismo Obi-Wan como “incivilizadas”.

Amada y odiada, nadie puede negar que esta saga ha adquirido una gran popularidad en estos últimos años, gracias al estupendo trabajo narrativo de Stephenie Meyer, quien fue capaz de convertir una leyenda vampírica gastada en algo novedoso. Aunque muy diferentes a los personajes de Lucas, los vampiros han mostrado una profundidad con la que millones de jóvenes alrededor del mundo se han sentido identificados.

Asimismo, su creadora ha sido capaz de llevar la historia a niveles que nunca imaginamos, mostrando la historia a través de los ojos de Bella y seguramente en un futuro cercano, a través de los de Edward.

Además, mientras en Star Wars vemos guerreros que rescatan valores como el honor y el heroísmo, Crepúsculo ha sido capaz de rescatar otro valor: el amor.

Por eso, creemos que en un futuro esta podría ser la próxima gran franquicia que supere a Star Wars como la mejor de la historia..

4 comentarios

  1. no manchen crepus-culo es una nacada qe ofende a los verdaderos vampiros star wars es mucho mejor la verdad piratas del caribe y el señor de los añillos esta mejor qe unos vampiros feos mal maquillados

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: